HOW TO GET AWAY WITH MURDER: crítica y análisis de trama y personajes

*La primera parte de esta reseña NO contiene spoilers.

Si quieres leer mi reseña de la última temporada de esta serie, click acá.

Con su sexta temporada, ha llegado a su fin How To Get Away With Murder (HTGAWM), demostrando que con un género televisivo tan trillado como lo es el drama legal, aún se pueden conseguir resultados asombrosos y televisión de calidad.

La historia que se cuenta es la de Annalise Keating, interpretada por la ganadora del Oscar, Viola Davis. Este personaje considerado de quiebre (breakout character), es la definición más precisa de lo que es una anti heroína en nuestros tiempos, con ideales definidos, debilidades y demonios a la vista y con objetivos claros. Con esta mujer verán lo que es el maquiavelismo por antonomasia.

Annalise es una abogada de renombre, especializada en el derecho criminal. A la par una docente universitaria cotizadísima, a quien los estudiantes más ambiciosos buscan como mentora, debido a las puertas que puede abrir con su influencia.

Junto a Annalise, trabajan sus asistentes Bonnie y Frank, y cada año, «adopta» a cuatro de sus mejores estudiantes para trabajar en su buró, teniendo esto, un peso curricular tremendo.

Como lo dice el título, que en español es «Cómo defender a un asesino», los capítulos tratan sobre casos en los que se Annalise y su crew tienen que comprobar que un supuesto asesino no cometió el crimen, o en el peor de los casos, hacer parecer que no lo cometió. La traducción más exacta sería «Cómo cometer asesinato y salirse con la suya», ya que el término «get away with murder» que quiere decir, quedar absuelto del crimen de asesinato, no es usado comunmente en nuestro idioma.

Es acá cuando comienzan los primeros debates filosóficos de la serie, y el más obvio es el debate más clásico y sobre explotado en muchas de las incluso mejores series de televisión: lo ético y lo moral, es decir, lo que es correcto para uno mismo y lo que es correcto para la sociedad.

En cada personaje podemos ver acciones, reacciones y formas de pensar absolutamente particulares, y cada uno es desarrollado cautelosamente hasta una metamorfósis final, basándose en la noción del círculo completo.

La trama central gira entorno a un asesinato en concreto que da lugar a una infinidad de consecuencias que cambian por completo la vida del grupo protagonista para siempre. El efecto mariposa que propone la historia es muy acertado, y esto se adentra a mi aspecto favorito del producto que es su parecido con el mundo real.

Si tenemos a unos protagonistas imperfectos, propensos a cometer errores; tenemos a los villanos más impredecibles y poderosos que podemos imaginar, generando un pánico real debido a que son antagonistas que podemos encontrar en el mundo real, lo que le da en ocasiones, una credibilidad macabra a la serie.

Hablemos un poco de la estructura. Cada temporada comienza con la presentación de un flashfoward, es decir, con una escena de lo que pasará en un futuro próximo. Esta escena suele implicar un crimen o acontecimiento importante que se convertirá en el eje central de la temporada; Estas escenas sólo presentan información limitada, que se va revelando por fracmentos al principio y/o al final de cada capítulo.

No es una narrativa 100% original, lo sé, podemos nombrar proyectos excelentes como Lost y más recientemente Dark, que juegan con las líneas del tiempo y usan esa fórmula a su coveniencia; sin embargo el manejo de la información, la edición, el cómo, cuándo y por qué son revelados estos flashfowards, hacen un sui generis para HTGAWM. Además el flashfoward es resuelto a la mitad de la temporda (no al final), lo que da pie a más de una gran sorpresa que cambia el rumbo de la historia. Esta misma fórmula es casi imposible de emular correctamente, y el desastre que fue la cuarta temporada de Riverdale es la mejor prueba.

El segundo recurso, aunque no tan recurrente, es el cliffhanger, que significa un final abierto o un acontecimiento importante y/o sorpresivo al concluir un capítulo.

Los Cliffhangers normalmente son usados para vender humo, como un anzuelo que te inyecta ansias para ver el siguiente capítulo, recurso que puede llegar a ser muy tramposo pero que muy escasas veces fracasa.

En el caso de HTGAWM, los cliffhangers suelen estar involucrados con (o ser) los flashfowards. Lo que viene después de los cliffhangers, no solo satisface las expectativas sino que lo suele hacer con esteroides, al punto que se genera una duda por el temor que implica ver siguiente capítulo. Este temor no lo sentía desde Sons Of Anarchy o desde el capítulo «Ozymandias» de Breaking Bad. Se supone que deberías disfrutar, pero eres emocionalmente lastimado, y sigues viendo.

Hablando de estructura, no puedo ignorar un patrón que encontré en los segundos capítulos de cada temporada, pues resulta que algunos de mis momentos favoritos, con mayor peso emocional y desligados por completo de la trama principal se encuentran en estos.

En la primera temporada, un asesino cuya hija mata a su esposa; en la tercera en la que se defiende a una asesina que fue abusada por su esposo (uno de los mejores); en la cuarta con una mujer condenada por discriminación en los años 50; en la quinta, con un casi de discriminación, deportación e incriminación; y en la última con un niño traumado psicológicamante.

Cuando comencé a ver la serie, me quedó claro que la moraleja era que si algo sale mal, siempre puede salir peor, o que lo peor que puede pasar es lo que siempre termina pasando.

Pero mientras las relaciones entre personajes iban desarrollándose, sus pasados revelándose y sus habilidades madurando, me quedó claro que había mucho más. Si bien la serie nada en tensión, crimen y conspiraciones; los contados momentos de justicia no tienen desperdicio, y los arcos de redención, una vez completos, merecen un aplauso.

La serie es parte de un universo compartido, ya que uno de sus capítulos más emotivos, precisamente es un crossover con la serie Scandal. No hace falta que veas la otra serie ya que no influye directamente a la trama, pero no está de más mencionarlo.

Por último, antes de entrar al análisis de personajes y con esto a los spoilers, es necesario reconocer que independientemente de que la serie guste o no; el final es perfecto, y un punto de culminación de todas las tramas; el desenlace ideal y justo para el camino de cada personaje. Muchos proyectos juegan la carta «agridulce», balanceando los elementos felices o tristes, pero sólo HTGAWM pudo hacerlo de forma tan satisfactoria.


El club del asesinato: Análisis de personajes (CON SPOILERS)

El buen recibimiento de esta serie está ligado antes de cualquier otro factor, al catálogo de personajes, sus relaciones y su desarrollo. A continuación revisaremos por qué este club de asesinos es uno de los mejores de la historia de la televisión.

Mientras veía la última temporada me puse a recordar cómo en las tres primeras, este grupo de personajes no sólo no eran «amigos», ni se caían bien; de hecho se odiaban y ninguno tenía miedo de ocultarlo.

No es hasta la post muerte de Wes cuando se dan cuenta que sólo se tienen los unos a los otros, y que lo que los une es mucho más fuerte que lo que los separa. Sin ir lejos, todos y cada uno de los protas tienen «daddy issues» bastante jodidos, cosa que al principio es una coincidencia, pero al final es hasta hilarante. Obviamente esto no quita que al final, sus destinos estaban escritos desde el primer capítulo. Eran tan incompatibles, que para lograr su redención, tenían que dejar de ser «familia».

«Todos somos malas personas y eso es lo único que tenemos en común»

-Temporada 2

La autoestima de Annalise

Empecemos por la jefa. Annalise es de entrada, la única en el grupo que no estuvo involucrada directa o indirectamente con la muerte de nadie, previo a la muerte, quiero decir. Aunque carga las piedras de todos, y es la única que puede solucionar los problemas del grupo eficientemente, es la que sufre más de los prejuicios y paga más por los pecados.

Annalise sufrió de abuso en toda una vida de injusticia. De niña fue abusada, cuando creció fue discriminada por su género, su sexualidad, su raza y su apariencia; pero en contra de todas las apuestas formó un carácter firme y constante.

Ella representa la balanza de la justicia, pero lamentablemente ella es su obstáculo más grande en su propio viaje. La autoestima de Annalise se encuentra completamente acribillada; por los factores que ya mencionamos, pero principalmente por el antagonista principal de la primera temporada y el macguffin fantasma en toda la serie; Sam.

Annalise tiene dinero, profesión, inteligencia y poder; pero por dentro sufre de una inseguridad tremenda que hace que toda relación social que tenga termine en tragedia. Aunque podría hablar de su relación con Nate, basta con notar que es el modelo a seguir de sus estudiantes; estudiantes que la admiran pero la odian con todo su ser.

Hay dos personajes secundarios que están fuertemente involucrados con su redención. Primero está su madre, a quien echa la culpa de algunas de sus desgracias, pero es con la única que se siente a salvo. Es de su madre de quien adopta grandes rasgos de su carácter, y también su amuleto principal para seguir adelante, ya que a sus ojos siempre es inocente. En segundo lugar tenemos a Tegan, que al principio es mitad rival y mitad otra fanática; en ella se reflejan los valores más esenciales de Annalise en su estado puro, hasta el punto que ella misma se da cuenta de su valor como persona.

Para saber si Annalise logró su redención y cerró su arco, solo queda recordar una cita del último capítulo de la serie:

«Soy una mujer de 53 años de Memphis, Tennessee con el nombre de Anna Mae Harkness. Soy ambiciosa, negra, bisexual, furiosa, triste, fuerte, sensible, asustada, feroz, talentosa, exhausta. Y estoy a su misericordia.»

El gran final implica que a pesar de las tragedias, Anna Mae se aceptó a si misma con todo y demonios, sin dejar a un lado ni su labor ni su alcoholismo; y aunque es debatible, se asume que terminó con el amor de su vida.


La consciencia de Connor

Connor no será mi personaje favorito, pero sin el menor maldito lugar a dudas, den por hecho que Connor tiene el mejor desarrollo de todos los personajes de la serie.

Su personalidad desde su primera escena es la de un chico ególatra pero amable. Presume de una inmensa astucia más que inteligencia como tal; es muy atento a detalles y su sentido del humor surge en los momentos más inoportunos, siendo el extremo de sarcástico justo cuando es imposible digerir sarcasmo. Tiene el objetivo claro de ser un abogado de renombre como Annalise, para combatir la injusticia con los sectores más ignorados de la sociedad, como inmigrantes, víctimas de abusos y minorías. De poca paciencia y muy poco receptivo a provocaciones.

Sin embargo, el rol que ocupa en el grupo es vital para equilibrar la balanza y para que el debate de la serie siga vigente. Como su sentido de justicia, la moral de Connor es bastante perceptible, y por más justificado que sea un crimen, el siempre guardará la culpa. Por lo que su rol en el grupo es del «arrepentido».

Casi una vez por temporada, Connor insinúa que lo correcto sería admitir su culpa ante las autoridades y pagar por sus pecados. La única razón por la que no vendió a Wes y Annalise es por miedo a lo que Annalise haría para impedirlo, es decir, usar a Frank.

Por esta razón, desde que el primer asesinato es cometido, durante todos y cada uno de los capítulos de la serie, vemos a un Connor agotado y deprimido. Intenta seguir adelante y pretender ser una persona normal usando a Oliver para lograrlo, pero al final la culpa sigue en él.

Entonces ¿cuál sería la redención ideal para el personaje? Quizás la mayor sorpresa que tuve en el final, haciendo a un lado las muertes, es que hicieron que el personaje siga el camino que debía seguir. Por más que en mi cabeza, este era el camino ideal; podía apostar miles de dólares a que jamás lo harían.

La única forma de matar la culpa en la consciencia, es aceptar las consecuencias. Quizás Connor estuvo encerrado algunos años, pero es el único que puedo jurar que dormirá tranquilo por el resto de su vida.


Wes, el héroe que no pudo ser

Cuando comienza la serie, hay un obvio protagonista que es ideal para que el público se identifique con la serie; y no, no es Annalise.

Wes Gibbins es un huérfano de corazón humilde y de pensar inocente. Es un optimista joven que se convierte en la oveja negra de la clase desde el primer día, por no saber quién es Annalise y por ende, no llegar preparado para semejante responsabilidad.

Wes es el miembro del grupo que menos aptitudes tiene para el derecho. Vamos, que hasta Asher lo supera considerablemente; es el más ineficiente para resolver los casos al punto en el que nos preguntamos más de una vez: ¿por qué el protagonista de un drama legal es tan terrible abogado?

Lo más obvio sería deducir que su desarrollo es tomar el camino difícil para convertirse en un abogado de cinco estrellas al final de la serie; pero para responder esto también tenemos que tomar en cuenta que en primer lugar, Michela ya tiene ese rol, y en segundo, empezamos mal, Wes no es el protagonista.

A pesar de su desafortunado destino, Wes salva la vida y guarda las espaldas de todo nuestro grupo protagonista, hecho que nunca es retribuído. Además el único objetivo claro del chico en un principio, es ser el «salvador» de Rebecca, su vecina, de quien se enamora casi ciegamente.

Después de la primera temporada vemos un cambio a una personalidad más oscura, pero al final del día siempre regresa a la inocencia, mostrando una sonrisa a pesar de tener muchos motivos por los cuales sufrir.

Perdemos a Wes justo cuando había alcanzado un equilibrio, entablando una relación con Laurel, pero al final del día cumple su rol destinado de héroe, pues a pesar de su trágico destino, gracias a él el resto del grupo queda absuelto.

La última escena del último capítulo, cierra de manera perfecta el círculo que él no pudo cerrar, con su hijo cumpliendo su legado y aprovechando todas las oportunidades que a él se le arrebataron.


Las aspiraciones de Michaela

Michaela es uno de los personajes menos queridos por el fandom, y sólo por eso, es un excelentísimo personaje, de quien no dudas desde su primera aparición, que logrará sus objetivos.

A pesar de lo que aparenta, Michaela tuvo una niñez muy difícil; su madre adoptiva era adicta y violenta, por lo que formó un carácter frío y duro para cumplir sus metas. De los estudiantes, es quien tiene la inteligencia teórica más amplia, y junto con Connor, las aptitudes más obvias para ejercer el derecho y seguir los pasos de Annelise.

Aunque es bastante egocéntrica, vanidosa y oportunista; poco a poco descubrimos que tiene toda la razón de serlo, ya que nunca la tuvo fácil ni espera tenerla. Su carisma de princesa calculadora le ha dotado de algunos los momentos más graciosos de la serie, y su rol en el equipo es exactamente el contrario del de Connor, usar la razón antes que el corazón.

Gracias, o por culpa de que siempre busca el mejor camino para sí misma, sus relaciones sociales han sido dañadas sin reparo. Nunca entabló una relación cercana con Laurel y Wes, metió los cuernos a Asher y a Gabriel, y finalmente traicionó a Connor y a Oliver.

Incluso cuando tuvo la oportunidad de subir a su soñado pedestal con la ayuda de su padre, dedujo que luego la pagaría, y siempre tuvo en mente que llegó sola al mundo, y sola se irá.

Su círculo es concretado cuando además de terminar libre, se convierte en abogada y luego en jueza. Pierde a las personas que consideró familia, pero no pierde la oportunidad de formar otra por su propia cuenta. Es lo más cercano a una «sucesora de Annalise» en la serie, con la gran diferencia de que es impensable que sea insegura de sí misma.


Asher, una comedia trágica

Dijo un personaje de videojuegos llamado Big Smoke, que las mismas cosas que te hacen reir, te hacen llorar. Asher Millstone es presentado como un alivio cómico. Pasa algo de tiempo hasta que descubramos su valor en la historia y la necesidad de tenerlo en el grupo protagonista.

Asher es un infantil estudiante, hijo de un juez corrupto, casi nunca se toma las cosas en serio. Inicialmente no forma parte del club de asesinos, hasta que irónicamente, se convierte el único asesino injustificado del grupo.

Debido a que siempre es excluido del grupo, menospreciado por todos, hasta por su familia, Asher usa su sentido del humor para generar confianza, y lo logra, pues aunque en un principio nadie tiene siquiera su número de celular, al final termina entablando relaciones sentimentales con Bonnie y con Michaela, y amistades muy cercanas con Connor y hasta con Frank contra toda apuesta.

Asher busca ser abogado para ser aceptado por su padre, pero también por que guarda culpa por haber sido testigo de una violación grupal años atrás. Aunque aparenta ser un chico ingenuo, son muchas las veces que deja a todos con la boca abierta resolviendo el caso.

Una de mis pocas quejas en la serie, es que después de ser madurar poco a poco, en la sexta temporada vuelve a ser inmaduro de golpe, y muy dejado de lado. En fin, su círculo fue completado al formar lo que él creía era una familia, pero su destino termina abruptamente al intentar recuperar a su primera familia. El rostro de la tragedia, de la mala suerte. Aunque al principio apostaba a que su final hubiera sido un suicidio, como el de su padre; su muerte sirvió para establecer el aterrador antagonista que fue el FBI corrupto.


Laurel the fucking Castillo

Cuando me preguntan por mi personaje favorito, mi respuesta es rápida. Si Connor tiene el talento, Michaela tiene la inteligencia empírica, entonces Laurel posee la inteligencia emocional.

Una niña mimada que habla fluidamente inglés, francés y español; hija de un mafioso multimillinario; cuenta con antecedentes por consumo y posesión de cocaína, y sin un objetivo claro, más que ser independiente a sus padres, y ser feliz en su propio y aleatorio camino.

Connor y Michaela, con sus singularidades, tienen mucho en común en cuanto forma de actuar, inteligencia y aspiraciones, sin embargo Laurel más apegada al hedonismo y previamente sin aspiración alguna. Sus habilidades sociales y su habilidad de anticiparse al actuar de las personas, la convierten en el esqueleto de todas las decisiones arriesgadas pero acertadas del por el club de asesinos; además robándose algunos de los mejores monólogos cortos y diálogos, sólo siendo superada por Annalise. Y lo mejor es que abre la boca justo cuando nadie espera absolutamente nada de ella y su humor deadpan es hilarante. Ojo que también comete errores, pero no se atormenta por ellos.

Mi favoritismo se apoya en la rapidez en la que constantemente pasa de ser una donnadie a la pieza más importante. Su ausencia en gran parte de la última temporada se hizo sentir, y su regreso fue esencial para la esperada resolución.

Aunque podríamos decir que su desarrollo es concluido al sufrir y luego superar la muerte de Wes, su círculo es completado al sobrevivir a todo lo que atentaba con su vida, es decir, su hermano y su padre. Siendo la única en estar del lado de Annalise, termina convirtiéndose en una madre exitosa, y teniendo la resolución más feliz y merecida.


Bonnie, el misterio más grande de la serie

El personaje más impredecible de la serie, y uno de los que más me costó leer en general de todas las series que vi (y vi muchísimas).

Bonnie nos es presentada como una rubia, fría y hasta cruel asistente de Annalise. Si hay algo que nos es claro en todo momento, es que oculta muchos secretos. Posee una historia de origen trágica al extremo, difícil de digerir, lo que explica el por qué es capaz de matar a sangre fría sin que le tiemblen las manos.

Su fidelidad hacia Annelise hace que su actuar sea errático, y repito, impredecible. En más de una vez pensé que llegaría a ser la antagonista final de la serie, hasta que poco a poco descubrimos que sí siente culpa y tiene grandes remordimientos, incluso por crímenes ajenos.

No es hasta la última temporada, con algunos flashbacks de la universidad, en la que por fin nos queda claro que Bonnie no es más que una lamentable víctima de las circunstancias y quizás la que más se merecía un final feliz.

Sin embargo, al vivir la vida de Annelise más que la propia, su fatal destino le es arrebatado. Su círculo nunca llega a ser concretado, pero su muerte no es en balde, muriendo junto a los dos seres que más ama y que más la amaron.


Frank, el psicópata

Después de Laurel, para mí, Frank le sigue en favoritismo. Este asistente de Annalise nos es presentado como su músculo, su hombre de acción y quien se encarga del trabajo sucio. Lo que es capaz de hacer no nos es revelado hasta el alucinante final de la primera temporada, en el primer «gran giro» de la serie.

Desde entonces vemos a Frank como alguien peligroso, el encargado de que los chicos no lo arruinen, y junto con Bonnie, siendo fiel incondicionalmente a Annalise. Pero como todos los personajes mencionados, tenía que haber algo más, ¿no?

Al igual que Bonnie, también resultó ser una trágica víctima de las circunstancias, y al igual que Connor, él también arrastra una culpa insaciable. Él causó indirecta e involuntariamente la muerte del hijo no nacido de Annalise, por lo que fue manipulado por Sam y luego amarrado por siempre hacia su jefa.

Frank resultó no ser el monstruo que todos pensaban. Por un tiempo se convierte en una figura paterna hacia el pequeño Christopher que le rompe el corazón a cualquiera. Fue rechazado y abandonado por Laurel, pero encontró consuelo en la única persona tan o más quebrada que él, y quien estuvo a su lado desde el principio.

Lamentablemente, todo rastro de humanidad se le es arrebatada cuando descubre quiénes son sus padres, y aún con la cabeza fría, descubre lo que parecía estar escrito desde el principio de la serie, que su destino es morir.

La relación y muerte estilo Romeo y Julieta de Frank y Bonnie, aunque era lo que más veía venir, fue lo que me trajo más lágrimas en el final de la serie. La interpretación de este personaje fue en especial impecable, y sin dudas memorable.


Los secundarios de oro

No quiero dejar a un lado a personajes que aunque son secundarios, fueron desarrollados tan cautelosamente como los protas.

Empecemos por Nate, cuya trama se enfoca en sacarse la etiqueta de juguete. Se cansa de ser manipulado y aunque no se cansó de tomar las decisiones equivocadas, nublado por los deseos de vengar a su padre; logró hacer las pases con su cerebro, otorgarle el perdón y la victoria a Annalise y seguir adelante con su vida.

Al igual que Nate, Oliver también participó en todas las temporadas. Aunque su trama no es más que una rama de la historia de Connor, vale la pena recordar que sus habilidades «deus ex machina» de hacker le otorgaron un puesto oficial en el club de asesinos. Compartió el alivio cómico con Asher, y sacó el lado más tierno y humano del grupo. No hay que olvidar también que vivió todo el transcirao de la trama siendo VIH positivo, lo que le da mucho más profundidad a su personaje.

Si Oliver es parte de la historia de Connor, Tegan y Gabriel son parte de la historia de Annalise. Ya hablé del rol de Tegan como reflejo de los mejores atributos de Annalise; el rol de Gabriel es sobre todo, un paralelismo y al mismo tiempo, contraste de lo que fue Sam Keating, siendo simplemente un chico bueno. Creo que esa parte del guion cuenta que mató al novio de su madre está de más, y es uno de los errores más tontos de la serie ya que no aporta absolutamente nada, pero su historia acaba como debería; alejándose de ese hoyo donde se metió, y aceptando que su padre biológico era un pelotudo de primer nivel


Quiero acabar con un fragmento de mi reseña del último capítulo. Fue una experiencia muy grata, y sin dudas, nunca olvidaré estos tremendos personajes. Espero que hayan disfrutado la serie y la lectura.

Aunque mucho de lo que pienso de cada personaje está plasmado en mi reseña completa que saldrá en unos días (atentos al blog), debo hacer énfasis en que cada personaje tuvo su merecido a la hora de la hora, y por más agridulce y turbio que hayan sido sus desenlaces, podríamos decir que se hizo JUSTICIA.

Cuando ví que el capítulo tendría la duración corriente de 40 minutos comencé decepcionado, ya que cada escena tendría que ser espectacular, y veía muy difícil un cierre correcto. Gratamente acabé con todo el rostro cubierto en lágrimas que no pude contener, controlar y ni si quiera fui consciente de lo mucho que había llorado con las últimas escenas.

Este show merece un aplauso por no hacer lo que dejaría contentos a todos, sino lo que debía hacer por el amor al storytelling. Fue un viaje que valió la pena de lejos, y aunque al principio esta temporada decayó bastante, su último tercio tuvo los momentos más tensos que no lograba presenciar desde el final de Sons of Anarchý.

2 comentarios sobre “HOW TO GET AWAY WITH MURDER: crítica y análisis de trama y personajes

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: