Reseña: THE BOMBPOPS – «DEATH IN VENICE BEACH»

-Calificación: [7,6/10 ]
————————————
De todo el catálogo que Fat Wreck Chords nos ofrece este año, sin lugar a dudas este disco es el que más expectativo me dejó. El segundo disco de Bombpops se dejó esperar con muchas ansias dejando dos grandes sencillos de puro y crudo pop punk, pero con una lírica más elaborada y específica que en trabajos previos.

El disco abre con «Dearly Departed», y son canciones como estas las que me hacen describir a la banda como una «tipo No Use For A Name», y esa una etiqueta muy particular que no la usaría para cualquier artista. Un riff sencillo, estructura clásica, estribillo pegajoso y en general muy energético.

«Double Arrows Down» es uno de los sencillos a los que me refería. Dejando a un lado que tiene uno de los videoclips más extraños que ví en los últimos años, es una rola muy divertida de cantar. La letra y la melodía del estribillo se te quedarán con las primeras dos escuchadas, pero es una de esas líricas que suenan divertidas pero que si las analizas no lo son en absoluto, hablando sobre las incomodidades de vivir con una enfermedad como la diabetes. Es uno de mis arquetipos favoritos en canciones de rock en general, canciones simples que son todo menos simples.

Pasamos a «Zero Remorse» que es una de mis favoritas no-sencillos. Un riff furioso, Jen Pop cantando desde su alma, un solo de guitarra desgarrador, ritmo que se niega a desacelerar. No me alcanzan las palabras, hay temas que solo se pueden describir como «debes escucharlo ahora».

El primer adelanto del disco fue «Notre Dame», al igual que en Arrows TENGO que mencionar el videoclip cuya referencia a mi escena favorita de Muholland Drive significó todo para mí. Letra al estilo Alkaline Trio pero salirse del propio sui generis de la banda.

Llegamos a una grandiosa canción de desamor como lo es «Sad to Me», una de las más amigable a gustos de todo el disco, una canción que encajaría en cualquier escena triste de cualquier película de amor, pero lo digo sin faltar al respeto, mejoraría cualquier escena triste de cualquier película de amor. Otro acierto.

Las armonías en el estribillo de «Can’t Come Clean» lo son todo para mí. Soy un adicto a las armonías bien ejecutadas y solo por eso esta se convirtió en mi favorita instantáneamente. Say no more.

«Blood Pact» es uno de los más rápidos del disco. Cargado de skate punk, muy al estllo Pennywise, es un viaje en el tiempo a los 2000. En serio, encajaría muy bien en la banda sonora de Pro Skater. Su letra me hace pensar (otra vez) que se estuvo escuchando Alkaline Trio como inspiración en el proceso de composición del disco. Si no es así y solo soy yo haciendo analogías, me sigue pareciendo una pasada de tema.

Seguimos con «In the Doghouse» un tema que da muchas ganas de escucharlo en vivo. Tiene la letra más ambiciosa del disco, otra vez usando el tema tenebroso, y con cada instrumento presumiendo de su técnica. En este tema podemos apreciar a la banda como conjunto en su máximo esplendor.

«13 Stories Down» es su letra más adolescente y «greenday-esca». Ligeramente más larga que las anteriores, si es que tengo que destacar sería la mezcla de instrumentos. En esta le tengo que dar crédito a quien sea que haya producido el disco, Fat esta demostrando que la exp«eriencia es calidad.

Por el contrario «Radio Silence» es más corta, pero no es un factor que le quite. Con unos versos sencillos a la par de un riff sencillo y con un estribillo que también sirve como cierre, es una canción muy divertida y hasta nostálgica, a la que no le falta nada.

Este disco como todo disco que apunta a convertirse en un clásico, tiene su canción estilo «himno», recordemos clásicos como «Linoleum», «May 16», «Self Steem» o «Bro Hymn». En este caso, «House on Fire» es el encore del recital, el momento ideal para un buen pogo.

Cerramos con «Southbound Stranger», con broche de oro. La más larga del disco, con la estructura más compleja, la que le da título al disco. Manteniendo el secretismo y misterio del disco en las letras, una canción muy emocional que vuelve a usar las armonías para resaltar los mejores momentos. Atención a la comunicación entre los instrumentos, en especial la percusión hizo un trabajo espectacular en esta canción.

Repleto de grandes estribillos, arreglos variados y lírica astuta. La verdad es que cualquier canción del disco podía ser usado como sencillo.

Aunque su catálogo todavía no es muy amplio, Venice Beach ya es su mejor proyecto, el más ambicioso y el que mejor los representa como banda. Con 8 canciones, o incluso con un EP yo me hubiera conformado, pero comprendo que todo este material se encuentra muy bien trabajado y no tiene ni un poco de relleno. Es un excelente disco que no lo duden, estará en mi top 10 a fin de año de seguro.
—————————————
-Salida Oficial: 13 de marzo de 2020
-Mejores Canciones: «Can’t Come Clean» «Zero Remorse» «House On Fire» «Southbound Stranger» «Double Arrows Down»

2 comentarios sobre “Reseña: THE BOMBPOPS – «DEATH IN VENICE BEACH»

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: