Reseña: The Lillingtons – «SHIT OUT OF LUCK»

-Calificación: [8,7/10 ]
————————————
Ahh, cómo amo esta banda.
No hace falta recalcar que mis gustos musicales son muy raros e improbables, pero incluso dentro de mi gran catálogo hay artistas cuya música se encuentra perdida en el tiempo y en Latinoamérica por lo menos, sólo es reconocida por gente muy afortunada o simplemente informada. No quiero sonar pretencioso, si hago estas reseñas es porque en verdad quiero que la gente escuche esta música.

Tuve la suerte de toparme muchos años atrás con «The Lillingtons», una banda noventera ya disuelta que supo darle un toque fresco al tan sobreexplotado y trillado género del punk de tres/cuatro acordes estilo ramones. Aunque tuvieron una fase «horror punk» estilo misfits más cercana a lo que se puede decir «Sci-Fi Punk». En fin, eran fanáticos de la vieja escuela.

Como sea la banda hacía sido disuelta y uno de sus miembros alcanzó la fama internacional en otro grupo llamado «Teenage Bottlerocket» (del cual hice una reseña de su último disco meses atrás). Pero muchos años después decidieron reunirse y tocar de forma ocasional, grabando un disco nuevo en el 2017, el cual también reseñé y fue mi favorito de ese año.

Pero al disco que sacaron el 2017 desde su disco debut, el cambio fue asombroso más que radical. La madurez de su sonido era evidente y aunque parecía un género distinto, podía reconocerse la misma banda. Por tal motivo, en esta retro reseña, repaso su debut.

El disco abre con «Lillington High» que les resumirá por qué es la mejor banda ramonera sin ser «Los Ramones». Cuatro acordes pero con una melodía asquerosamente pegajosa. Quédense con el término porque define casi todas las rolas de la banda. Amo tanto esta canción que incluso la adapté al español y algún día la sacaré a la luz (en mi blog). La letra habla del rencuentro de un adulto con su exnovia de la secundaria en su pueblo natal.

Al menos que en verdad lo requiera, no ahondaré mucho en la fórmula de las canciones, ya que la misma se aplica a todas (4 acordes y dos minutos). «I Don’t Think She Cares» aunque pudiera hablar de su riff simple pero agradable o su melodía, prefiero hacer énfasis en la letra ideal para dedicarla a alguien a quien no le importa nada, aunque posiblemente no le importe.

Le sigue «Pom Pom Girl» que trata sobre un estudiante que se enamora de una porrista. Tiene un par de paralelismos con la primera de este disco. No hay nada dicho oficialmente, pero a mí me gusta pensar que es una precuela.

«Kevin is a Lunatic». Tres acordes. Poco más de un minuto. Canción sobre una persona aleatoria. Rapidísima.
Después tenemos a una rola que tiene todo para ser el himno de los perdedores románticos con orgullo «I Got Screwed Again». De las rolas más adolescentes que escuché en mi vida.

Tenemos un espectacular cover del tema famoso por Buddy Holly. «Oh Boy» respeta los arreglos de la original, pero con un tono noventero limpio. Gran tributo a una canción inmortal.
Quien diría que una canción dedicada a un chico problema, o más bien a un bully, fuese tan hermosa. «Danny’s Promblems» no es tan divertida de escuchar, pero si es vital para reflexionar.

No será de mis favoritas, pero «I Got Abducted by a UFO» es un gran indicio al camino que la banda tomaría en sus siguientes discos. Letras de ciencia ficción y fantasía, mezclándolas con frustraciones adolescentes cliché.

En cambio «Smart Ass» sí que es de mis favoritas. Una de las canciones con las que más me identifico. Me la sé de memoria, en guitarra y es espectacular para ponerla en la ducha. Es espectacular que ahora se pueda traducir el título como «pendejo». Juro que algún día también adaptaré esta al español.

Pasamos a una rola sobre la vergüenza. Sólo hace falta que mencione el título «My Genitals Itch». También es una canción de amor.

Podríamos decir que «Tonight» es la balada del disco. Tempo bajo y letra romántica. Es asquerosamente pegajosa como casi todo el disco a pesar que la letra sólo insinúa. Me encanta el cambio en el último minuto y ese es precisamente su «algo».

Otro bajón, «Day Off» si se siente como un refrito al escucharlo con todo el disco, es una letra más adulta. De todas maneras si lo escuchas suelta en una playlist aleatoria, sí que la disfrutas.

Llegamos a otro de los grandes himnos de la banda. Una rola que la puedo escuchar más de diez veces sin cansarme. Una letra que no habla de nada en específico más que estar «jodido». «Ramble On» es perfecta.

Antes de terminar tenemos otra sobre la «adolescencia problema». Una especie de secuela a Smart Ass (en mi opinión). «Reform School».

Este disco no podría cerrar con otra cosa que no se pegajosa y de amor. «Hooked On You» es otro himno instantáneo. Digno del soundtrack de una película como American Pie o Eurotrip. Pero obvio, todo este disco lo es.

Algún día mandaré a hacer un poster con todos los discos que amo y salieron el año de mi nacimiento, y no dudo que este estará entre los del medio. Aunque luego de este disco la banda evolucionó un poco en la temática de sus letras, su música se mantuvo fresca. Pero si quieres saber a dónde se fueron este tipo de composiciones, en verdad te recomiendo Teenage Bottlerocket.

Lee también mi reseña de su disco mas reciente: Click aquí.
—————————————
-Salida Oficial: 1996
-Mejores Canciones:«Lillington High» «Ramble On» «Smart Ass» «I Got Screwed Again»«Tonight» «Hooked On You»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: