(Algunas de) las mejores series de 2019

*FRAGMENTO DE artículo originalmente publicado para la revista La Ramona del diario Opinión el día 5 de Enero de 2020. VER PUBLICACIÓN COMPLETA

Poco se habla de las mejores

Ya no es cuestión de canales ni de plataformas, ahora que comienza una nueva década, no podemos dejar en lista de espera ni mucho menos en el olvido a semejante catálogo que nos trajo el 2019. A continuación compartimos algunas menciones:

Deadly Class (SyFy)

Aunque a primera vista parezca una típica serie de drama adolescente como de las que llueven en toneladas actualmente, Deadly Class (SyFy) es una adaptación de una serie de cómics homónima del sello Image que se arriesga a mucho más.

La trama se centra en los 80, justo cuando explotan las contraculturas más radicales en el clímax de la era Reagan. Acá un joven huérfano, sin recursos ni razones para seguir con su vida, encuentra refugio en una clandestina y muy camuflada academia de asesinos en serie, en donde familias de todo el mundo, de todas las razas, clases y culturas envían a sus hijos para que aprendan el arte de matar, y usen estas técnicas para los intereses que más les convengan.

Así es, podría decirse que tenemos a una versión de Harry Potter totalmente trastornada donde sustituimos pociones por veneno, y varitas por navajas; y claro, con una historia influida por los discursos políticos y tendencias culturales de la época.

Mencionar que el producto original (cómic) es una obra maestra que hoy sigue vigente con más de 40 números, pero esta adaptación aparte de ser fiel, me conquistó desde el primer instante por el aroma “punk” que le dio el showrunner.

Canciones y artistas que adoro desde la infancia y que jamás hubiera ni siquiera considerado que aparecieran como parte de una película o serie de televisión. Incluso los mismos artistas reales haciendo algunos cameos. Me jugaron sucio.

No me cabe duda que la serie acabará gustando a una gran mayoría que la vea, pero aunque su recibimiento fue positivo, su impacto no tuvo una extensión relevante y acabó siendo cancelada, buscando durante meses una nueva plataforma para luego ser terminada definitivamente. Aunque por fortuna la historia sigue en los cómics, esta es una lección más de porque los buenos productos deben ser difundidos, no como en este caso, demasiado tarde. Y así como si nada, tenemos una serie de culto más.

Mi reseña de su primera temporada: Click Aquí

Dark (Netflix)

A pesar del incremento absurdo de su competencia, Netflix se mantuvo firme pisando tierra con el regreso a una tremenda segunda temporada de su serie original de Alemania, Dark.

Si me dices “ciencia ficción” o más específicamente, “viajes en el tiempo” a mí ya me compraste, pero resultó que la experiencia de ver esta serie es un trabajito, excelentemente recompensado, pero trabajito al fin. Hace falta aguantar unos cuantos capítulos de confusión para adaptarse y que luego el cerebro explote con las primeras revelaciones y “paradojas” al extremo complacientes.

Esta segunda temporada no fue la excepción, y aunque tuve que disfrutarla con un lápiz y libreta, la disfruté, y en una sola tarde.

La precisión y cautela con la que avanza la trama es tan sutil, sembrando preguntas que parecen imposibles de responder, al punto que uno termina identificándose con la frustración de los personajes, dudando de uno mismo. Un pueblo claustrofóbico que tiene más secretos que habitantes.

Misterio, drama y crimen. Esta temporada de Dark terminó siendo mi producto televisivo favorito del año, y la espera de su última temporada ya va por la mitad.

Legion (FX)

La franquicia de los superhéroes explotó tanto este año con ciertas películas, que pareciera que cualquier cosa que venga en adelante solo podrá ser peor.

Sin embargo la plataforma de FX, con el genio Noah Hawley quien se toma unas vacaciones después de la tercera de Fargo, decide adaptar la historia de un infame y poco reconocido mutante de Marvel Cómics.

Ahora en su última temporada, Legion es un experimento surrealista que basta con su primer capítulo para atraparte. Repleta de humor negro bastante radical, filosofía de bar, terror psicológico, situaciones dramáticas y hasta melodramáticas.

La primera temporada es la más amable y sirve de anzuelo para presentar los personajes y para que te encariñes con ellos. La segunda temporada es experimental, psicodélica, larga y a ratos pesada de ver, pero al final posee uno de los mejores y más tronados giros de argumento que vi no en televisión, más bien en toda mi vida.

Y para concluir, esta tercera temporada que sirve como epílogo es casi injusta lo perfecta que es, para estar emitida por televisión. Un campo de guerra estratégica, risas y lágrimas, y cómo no, viajes en el tiempo.

Con Aubrey Plaza robándose el co-protagonismo y Jean Smart quien también apareció en Watchmen en el reparto, y estelarizada por Dan Stevens, que no duden, es el papel de su vida. Además de muchas sorpresas en el elenco secundario y como cameos improbables en todo su transcurso. Si crees que ya lo viste todo (risas), esta es tu serie.

Mi reseña de su tercera temporada: Click Aquí

The Mandalorian (Disney+)

Y aunque todos ya lo están haciendo, me parece injusto irme sin hablar del Mandaloriano.

Siempre vi a Star Wars como un producto más relacionado con La Historia Interminable o con El Señor de los Anillos, que por ejemplo con Star Trek o Flash Gordon. En otras palabras, más que verlo como tal, me parecía más encantador su lado de fantasía que el de ciencia ficción, simplemente porque era ejecutado mejor desde ese punto de vista.

Ahora me pasa lo mismo con esta serie, pues pasó mucho tiempo para que la referencia por excelencia de “Western espacial” deje de ser el animé Cowboy Bebop, y eso ya es decir mucho.

Disney acertó agarrando a los fans por el lado sensible de la nostalgia, creando capítulos antológicos de media hora y personajes que a los pocos segundos se aferran al estilo de entretenimiento que los fans más exigentes adoran.

Pero también acertó en crear un producto original, que pueda ser disfrutado por alguien totalmente ajeno a esta franquicia con más de 40 años de vida.

Es que pocos años atrás creo que nadie hubiera adivinado que veríamos una serie en acción real de Star Wars, cuya trama, efectos y casi cualquier aspecto técnico pueda superar a las tan promocionadas películas. Y al final serás tú quien juzgue, pero sé que es algo en lo que podremos concordar.

Mi reseña de su primera temporada: Click Aquí

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: