Reseña: «BLACK BEAR» (2020)

-Calificación: [8,5/10 ]


El día de hoy (4 de diciembre de 2020) me puse a ver en primer lugar “Citizen Cane”(1941), un clásico que ya me lo conozco de memoria, pero lo vi como calentamiento para uno de los proyectos más anticipados y patrocinados del año “Mank”. Por su parte, también me dejé como postre a la nueva película de Aubrey Plaza “Black Bear”, película de la que me enteré hace un par de semanas, no vi un solo tráiler, ni reseña, ni crítica, y simplemente la puse porque actúa ella. De esos tres aperitivos, sólo el postre pudo mantenerme concentrado, emocionado y hasta maravillado.

Creo que siempre digo esto, pero es muy difícil describir una trama. Como siempre, lo intentaré y procuraré no usar spoilers. Una joven cineasta en bloqueo creativo, busca inspiración mudándose a una cabaña en alquiler junto a una pareja joven que espera un bebé. A partir de esta experiencia, surgen todos los tipos de tensión entre los tres personajes.

Una descripción breve e injusta que en realidad sólo sirve de invitación para ver un espectáculo de dos actos. Así es, es como dos películas diferentes en uno, muy vinculadas entre ellas, y ambas dando a luz a una conclusión magnífica. Mejor véanla como una obra de teatro, creo que tendrá más sentido.

Un thriller psicológico sin más, pero con todas las letras de la palabra. Una historia que te siembra angustia antes de que sientas el corazón en la fanringe, y una incertidumbre que te jura que algo saldrá mal. Ojo, no se confundan, es una película que se entiende en todo momento, no tiene nada críptico ni muy lisérgico (nada más lisérgico que la palabra lisérgico).

Entre lo más obvio a aplaudir está el guion, y cómo los personajes se comunican a través de debates sobre la envidia y los celos, sobre el feminismo y la igualdad, sobre el amor y la conveniencia. Estos debates no se quedan sólo en palabras y no tardan en ser traducidos a acciones en pantalla. Por ejemplo, es como hablar de romance con alguien para cerrarle la boca con un beso, o hablar de violencia y partirle la mandíbula.

Pero en tópicos, no hay nada que me haya fascinado más que la seriedad con la que es tomado el sarcasmo, esto suena a oxímoron, pero cuando lo vean me comprenderán. Algo muy jodido de hacer con el sarcasmo y mucho peor es interpretarlo bien. Y es acá donde tenemos que abrir espacio para hablar de nuestra queridísima Aubrey Plaza. Una ídolo en este blog, cosa que si no les gusta, tienen ganado un cordial pasaje hacia la mierda.

Por primera vez vemos en pantalla grande a Aubrey Plaza (actriz) como Aubrey Plaza (personaje). El papel fue construido para ella, y haciendo mi fanatismo a un lado, resuta Plaza como un fuerte material de Oscar, uno muy justo. Su actuación es impecable, da miedo y es uno de esos casos específicos donde se duda que al final se haya tratado de una actuación, y no de algo natural cazado por la cámara.

Plaza posee un humor muerto que se disfruta desde sus apariciones en Late Shows, como en sus roles más secundarios. Pero estos últimos años estamos viendo una faceta actoral muy compleja, con dotes que sólo van en crecimiento. Sólo la vi actuar tan metódicamente en Ned Rifle (2014) y la nueva de Chucky (2019). Sin duda, es su actuación la que le da ese extra curioso a la película, incluso tomando en cuenta al elenco que cumple y lo hace mejor que lo que se esperaría para una peli de cabaña. Los tres principales tienen una anti-química muy grande.

Todo esto sin duda se le debe agradecer a una dirección tan fina. Mentiría si dijera que vi algo de Lawrence Michael Levine antes, pero puedo prometer que le seguiré el rastro. Su mano de autor es muy marcada sin llegar a ser pretenciosa. El tipo tiene estilo e ideas claras, y no le teme a las comparaciones. Y combinando su visión de director con su mente de escritor, demuestra una inteligencia cinematográfica que hay que reconocer. No es nada que se pueda improvisar y hacerlo real tan fácilmente. Es un proyecto notablemente trabajado.

No faltarán comparaciones, algunos momentos de la película me recordaron al cine de Lynch, específicamente a su película más difícil de citar, Inland Empire (reseña click aquí). Un clima cinematográfico que parece más un sueño lúcido o un gran deja vu. Pero al final termina siendo algo auténtico.

Repito, un Thriller por excelencia, algo que este año supera al mismo Charlie Kaufman en su propio terreno, y además algo que te dará entretenimiento independiente a gustos. Simplemente maravilloso, esta es la razón por la que quiero ver la mayor cantidad de películas antes de publicar el top de fin de año. Una vez más, mis expectativas me traicionan, y encuentro una joya enterrada en el pavimento.


-Fecha de estreno: 4 de diciembre de 2020
-Dirección: Lawrence Michael Levine
-Idioma original: Inglés
-Género: Thriller, drama
-Duración: 104 minutos

-Disponibilidad: En VOD

-Ficha en IMDB: https://www.imdb.com/title/tt9601220/

Un comentario sobre “Reseña: «BLACK BEAR» (2020)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: