¿Qué debo hacer?

Una persona cualquiera se sienta un día cualquiera, en un bar cualquiera, bebiendo un trago cualquiera, pensando en cualquier cosa; cuando un colega cualquiera se le acerca, lo saluda y se sienta a su lado a entablar una conversación cualquiera.

               -Ya no tiene sentido buscar la felicidad a ésta edad, es inútil buscar un trabajo menos represivo. En este punto me resigné a la rutina, ahora mi único objetivo es reunir el dinero suficiente para que mi familia no esté  en el basurero, y para que yo pueda morir cómodo.

               -Mi opinión es diferente, amigo mío, si bien la estructura de esta sociedad te presiona a aceptar un trabajo estable, pero esclavista. La libertad interna, aquella que te permite opinar y criticar lo que te cante el culo, es la que cuenta; y es ésa la que nos hace diferentes. Por ejemplo, yo prefiero que mi boca sea cosida para no comer, antes que sea cosida para callar.

               -Suena fácil decirlo dentro un bar, pero apenas salga la luz del día, dejarás tu conciencia a un lado y sacarás a ese robot que tienes dentro, y sé que me lo discutirás, pero como a ningún buen pesimista, no podrás quitarme este argumento.

               -¿Cuál argumento?

               -No puedes definir la libertad, es como querer comprobar la existencia de Dios.

               -Bueno, eres capaz de quejarte de tu trabajo y refutar mis argumentos.

               -¿Por qué lo mencionas?

               -¿Eres capaz de hacerlo?

.               -Sí.

               -Entonces eres libre. Pero ¿Eres capaz de renunciar a tu trabajo?

               -Pues no.

               -Entonces no eres libre. Pero ¿Sientes que compartes lo suficiente con tu familia?

               -Pues sí.

               -Entonces eres libre.

               -Pero sólo los domingos.

               -Entonces no eres libre.

               -Es que fui infiel a mi esposa.

               -Entonces eres un idiota, pero eres libre.

               -Pero al final me arrepentí, y acabé suplicando disculpas, llorando a sus pies.

               -Entonces eres un hombre recuperado, pero no eres libre.

               -Entonces ¿Qué debo hacer?

               -En primer lugar, nunca preguntes eso  nadie.

487px-portrait_of_dr-_gachet

Un comentario sobre “¿Qué debo hacer?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: