Pedestal

No sé si es que puedas verme

desde el más alto escalón

donde yaces intocable

siempre arriba de éste montón.

Yo nunca me colgué la medalla

ni del primer ni del segundo lugar

usando siempre la misma excusa

pues los buenos siempre van atrás.

Tu mejor amiga, la belleza

pesado abanico para tal geisha

con tu perfume amargo a fresa

siempre fuiste aquí  orgullosa, la reina.

Pero yo me autoproclamé

el rey de los sin reyes

el señor de los que lloraron

por vos.

El sexo que te gustó

el primer beso no deseado

el primero que cayó

siempre fui yo.

Desde arriba tú saludas

con tu rostro de papel

con tus largas uñas limpias

pero con miedo a caer

para dejar de ser la reina

de tu torre de ajedrez.

Pensaste que te seguiría

pero hay pocos que lo consiguen

subiste más alto que María

aunque por lo menos, ella era virgen.

Mientras tú sigues escupiendo

mi escalera yo quemaré

sea verano o invierno

bajo tu pedestal me quedaré.

the-hands-ca-1893

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: