Reseña: «COME TRUE» (2021)

– Calificación: [8,5/10 ]


Llega la primera joya del año, una película en la que pecaré de tener un aprecio más íntimo, no sólo por combinar ciencia ficción con horror/suspenso (quizás mi combinación favorita), además por interpretar a la perfección un fenómeno muy difícil de explicar que me acompaña en mi diario vivir, la parálisis del sueño.

La historia sigue a una muchacha que por razones poco claras, acaba sin un techo bajo el cual dormir, y además una serie de pesadillas la acosan muy a menudo. Encuentra una solución a ambos problemas en un laboratorio que ofrece dinero a personas con trastornos de sueño, para poder ser estudiados mientras duermen.

Es todo lo que deben saber para comenzar la película y disfrutarla como se debe por dos motivos. El primero es porque aunque trama es atrapante, no es lo más relevante del proyecto y como historia se podría resumir en un par de párrafos, y en segundo lugar, porque no importa realmente cuanto sepas. Es la incertidumbre la que hace que la cinta brille.

Hablemos de la prota, el sumergimiento de Julia Sarah Stone en el papel de una joven fugitiva con problemas familiares es escalofriante. Basta con verla unos segundos en su primera escena para ya hacerte ideas de todo su trasfondo. Personalmente no conocía a la actriz de nada, pero pude comprobar que ya tiene una larga trayectoria. Habrá que estar a atentos a su trabajo.

Actuaciones impecables, diálogos demasiado cortos que dan foco a una actuación muy visual y de primeros planos. El director y escritor de la cinta, Anthony Scott Burns, es un aficionado al terror y a experimentar tanto conceptos como con ideas fuera del estándar. De todos los proyectos suyos que tuve la oportunidad de ver, ninguno cumplía de lleno ese impulso transgresor, pero la intención era evidente. Pero puede que finalmente lo haya conseguido, pues este proyecto deja muy en el suelo cualquier cosa que haya hecho previamente.

Así que vamos a lo técnico. Partiendo con la mezcla de sonido es una auténtica pasada y creo que ninguna peli que reseñé en el blog le dio tanta importancia y sacó el máximo provecho al sonido. Pequeños detalles como una simple respiración, una cafetera, una lavadora, gotas cayendo de una en una, ruido blanco en momentos de silencio, o simplemente silencio absoluto. Todo ecualizado con un exagerado detalle que rinde frutos y cumple el objetivo de generar emociones acordes a las escenas. Además la banda sonora se fusiona dándole el ritmo a la trama como acompañante, y nunca forzando un tono o clima, como por decir, terror.

Una fotografía muy cuidada y estudiada, pues la composición está casi dibujada en la pantalla.

Visualmente, nunca pensé en todo lo que se puede hacer con sólo el color negro en diferentes texturas, jugando con la iluminación, y sin que parezca o pretenda ser convertido a blanco y negro. El trabajo de cámaras es arquitectónico y correctamente experimental.

Eso me lleva a mi aspecto favorito que es el diseño de producción. Cada escena onírica es tan asombrosa como perturbadora, y aunque no es un estilo muy novedoso, está sin ninguna duda al margen del cine de ciencia ficción/horro estándar de esta generación.

Como alguien que padece de insomnio, sueños lúcidos voluntarios e involuntarios y parálisis del sueño cinco veces a la semana, me sentí demasiado identificado con unos tópicos y aplaudo de pie la precisión de ciertas secuencias que plasman casi a la perfección los aspectos más terribles de experimentar parasomnias. En verdad, mucho acierto en este aspecto.

Sin embargo también hay que reconocer ciertas debilidades.

Hay un par de giros que se construyen de la manera más sutil, pero que terminan siendo dinamita para el cerebro. Los giros cumplen en cuanto a entretenimiento, pero teniendo un tópico tan poderoso, una tesis tan específica, la trama acaba siendo algo pobre al final, pues aunque deje con la boca abierta a muchos, a otras personas, ese gran giro del último minuto les parecerá algo familiar y un poco banal, como es mi caso.

Pero nada de eso quita que me haya cautivado tanto. Si leen mis reseñas, sabrán que no me gusta usar el término “lyncheano” a la ligera, pero tampoco tengo miedo a usarlo cuando en verdad lo amerita, y creo que este es uno de esos casos, pues la inspiración en el artista es evidente.

Acuérdense que en mis puntajes, del 7 al 7,9 pueden considerar a las películas como buenas, y del 8 para arriba, como indispensables y extra recomendadas de mi parte. Por los 3 meses que van del año, es sin dudas lo mejor que ví hasta el momento. Aún es muy temprano así, que veamos cómo evolucionan mis gustos.


-Fecha de estreno original: 30 de Agosto de 2020
-Dirección: Anthony Scott Burns
-Idioma original: Inglés
-Género: Horror, Ciencia ficción
-Duración: 105 minutos
-Disponibilidad: VOD

-Ficha en IMDB: https://www.imdb.com/title/tt7026488/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: