Putas en todas partes: la respuesta de Lori

Ahora los que tienen pasión y talento son las víctimas, los que tienen talento pero no pasión son los mediocres, ¿y los que tienen pasión pero no talento? .

Aquellos fantasmas se encuentran en todas partes: están en las oficinas, están en las calles, están en el baño, están en frente de una pantalla leyendo un artículo de wordpress. Están prostituyéndose.

El principal enemigo del artista en este último lustro, es sin duda alguna la industria. Esa maldita cabrona que nació con la economía y que llegó a un orgasmo eterno en la era  neoliberalista.

Esta tarde estuve escuchando uno de los mejores discos de toda la historia de la música, un disco con pasión y sin talento llamado “Punk In Drublic” (anagrama de “Drunk in Public”).

A este disco me lo topé en la infancia, pero lo terminé de comprender recién hasta mis 17, más o menos; y recién hace un par de años se convirtió en parte de mi forma de ser. Una de mis biblias auditivas.

Específicamente, una canción que llevo reflexionando y significando indefinidamente.

La historia de un muchacho que se encuentra con su amiga de la infancia y se lleva una sorpresa. Pero también una respuesta.

Una historia de desigualdad, amoralidad, redención y orgullo.

Un héroe cuya cara es escupida por su doncella en peligro

Pero antes de continuar, les invito a que lean la letra traducida al español:

Lori Meyers solía vivir arriba,
nuestros padres habían sido amigos por años.
Casi todas las tardes jugábamos a juegos prohibidos,
pues, a los nueve años, no hay tal cosa como la vergüenza.

No fue su rostro lo que reconocí, sino una marca familiar
que parpadeaba en pantalla.
Compré algunas revistas, algunas escenas de vídeos
con actos comprometedores.

Sentí que podía salvarla…

[Lori:]
“¡¿Quién eres tú para decirme cómo vivir?!”
“¿Crees que vendo mi cuerpo? ¡Me limito a vender mi tiempo!”
“No soy ninguna cenicienta. No estoy esperando a ningún príncipe que me salve.”
“De hecho  hasta este momento me estuvo yendo ¡tan bien!”
“¡Y así sucesivamente!”

“¡Yo sé a lo que siente la degradación!”
“La sentí en el suelo de la fábrica, donde solía trabajar.”
“¡Tomé el control! y ahora me respondo solo a mí”
“Los 50 mil  que hice este año, ¡no se irán a ninguna parte, por favor!”

“¡¿Dónde está el problema?!”

Casi todo el tiempo nos limitamos a hacer lo que debemos y no lo que queremos, pero nunca nos damos cuenta que nunca llegamos a ser felices plenamente.

Tómenlo como un consejo y no como una frase de autoayuda hippie.

No dejes que tu alma se institucionalice y date cuenta de quién es la verdadera puta del cuento.

 

https://open.spotify.com/embed/track/1BqrOpxmeKJG5uzewLFpv2

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: