El día que lloró el payaso

Aprovechando que hace siglos que no publico lírica, traigo un poema que en realidad es una de las canciones que más me costaron componer. Usé acordes tan complejos, que incluso a mí me cuesta demasiado interpretarla, al punto que para escucharla a gusto tengo que usar programas de computadora como Ableton o Guitar Pro. Sin embargo, creo que puedo hacerle justicia compartiéndola en formato poesía.

La letra está inspirada en primer lugar en el sentimiento de no poder llorar a pesar de tener ganas, y de cómo muchas veces un dolor muy se esconde detrás de las sonrisas y la buena cara. En segundo lugar, está basada en una meta referencia, la historia real de la cancelación de la película (con el mismo título) de Jerry Lewis que nunca llegó a ser publicada, y que hoy es considerada la mejor cinta jamás vista por nadie. Al mismo tiempo está influida por la trama de dicha obra que sigue a un payaso judío buscando hacer reír a la gente en un campo de concentración (es un resumen injusto). Y por último y no menos importante, estoy trabajando en un tercer verso inspirado en el chiste del payaso Pagliacci.

Tres años estuve retocando la letra y otros seis intentando traducir la música con la que sonaba en mi cabeza. Aunque espero poder interpretarla pronto, les dejo la letra y espero que les guste.


Cayó el ocaso, era un verano
Siempre llovía sobre ese pálido
Rostro pintado, siempre entonando
Un chiste que nunca será explicado

En el silencio se esconde la discordia
Como la sonrisa no se refleja en la sombra

Bajo la lluvia
Forzar una sonrisa resultó en fracaso
Mirando al suelo
La luz del faro contrastó la angustia
Y en la penumbra
Es cuando el show siniestro continúa
Era un verano
Cayó el ocaso
El día en que lloró el payaso

Sintió un abrazo, se rompió el vaso
Y sobre el vidrio bailaron descalzos
Tomó su mano, fría y temblando
La danza de la muerte comenzando

El tercer acto hace sonar sus campanas
Y luego el purgatorio en circo se disfraza

En el infierno
El aire puede resultar escaso
Mirando al cielo
La oscuridad no dejo ver su cordura
Muy aliviado
Es cuando el veredicto mejor se escucha
Se rompió el vaso
Sintió un abrazo
El día en que lloró el payaso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: