Reseña: «TITANE» (2021)

La segunda cinta de Julia Ducournau fue la premiada con la Palma de Oro en la edición del 2021 del Festival de Cannes, regresando al horror gráfico, para retratar la metamorfosis de otra protagonista asocial perdiendo el control de su vida.

– Calificación: [7,8/10 ]


Sangre y aceite de motor

Después de Raw (2016), película que seguía a una estudiante de veterinaria sumergida en una adicción incontrolable hacia la carne cruda; con Titane, la directora recicla y perfecciona ese estilo visceral, posicionándose firmemente como una de las mejores exponentes del género.

Una vez más en el género del Body Horror, la cinta es sobrecargada de violencia gráfica y acción grotesca, aunque explotando el erotismo con menos intensidad, y aun así desafiando a la audiencia a mantener la mirada hacia la pantalla.

Seguimos a Alexia, una showgirl de exposiciones automovilísticas, quien posee mecanofilia, una afición sexual hacia los objetos metálicos o motorizados, después de un accidente automovilístico que sufrió en su niñez con su padre al volante; en paralelo a la omofagia (afición hacia la carne cruda) de la protagonista de Raw, ambas filias tienen una relación familiar como gatillo, pero en contraste, la historia de la última gira entorno a su transición al canibalismo y antropofagia, mientras que el camino de Alexia se desvía y mezcla con la de un veterano y desolado bombero.

Ambas protagonistas se dejan llevar por sus instintos sin temer a las consecuencias de sus actos, y poseen una moral de difícil interpretación, pero Alexia ejerce más control sobre sus acciones y es consciente de su realidad. Le es imposible emanar inocencia y sólo se somete ante una figura paterna.

Agathe Rousselle, quien da vida a Alexia, expresa el asolamiento interno de su personaje con un compromiso desmesurado, generando una impresión angustiante casi sin pronunciar palabras en toda la cinta. Pero el peso de la película también lo carga Vincent Lindon, cuyo personaje es el 40% de conmoción en la historia.

Por último y más importante, es resaltar uno de los mejores trabajos de mezcla de sonido que recuerdo haber presenciado. Muy acorde al tópico de la cinta, escuchamos el ritmo de maquinarias, metales chocando o frotándose, motores vibrando, cuchillos afilados, agujas y soldaduras. Y una musicalización similar, aunque justamente equilibrada con silencios y pop sesentero.

Su triunfo en Cannes es inusual pero es uno de los contados grandes escenarios en los que podía tener reconocimiento, puesto que instituciones occidentales y en especial la academia, no se lleva bien con el género del horror visual.

Su premio es meritorio por ser una cinta que trasciende del espectáculo hacia lo tangible. Una analogía entre la sangre y el aceite de motor, que demuestra lo orgánico que puede ser el frío del hierro, y cuya peste a óxido se puede sentir a través de la pantalla.


-Fecha de estreno original: 1 de Octubre de 2021
-Dirección: Julia Ducournau
-Idioma original: Francés
-Género: Drama, Body Horror
-Duración: 108 minutos
-Disponibilidad: VoD
-Ficha en IMDB: https://www.imdb.com/title/tt10944760/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: